canivales Una macabra historia fue descubierta en Brasil, donde un hombre preparaba empanadas de carne humana para luego comercializarlas en una zona de Sao Paulo. Pero el sujeto no trabajaba solo y para llevar a cabo su cometido se coludió con otras dos personas de inusual relación: su esposa y su amante.

Jorge Beltrao Negromonte da Silveira, su esposa Isabel Cristina Pires y su amante Bruna Cristina Oliveira da Silva, tenían a su cargo el criminal negocio. Tras ser descubiertos, los tres recibieron condenas de prisión de 20 a 23 años. Según el portal Yucatan.com.mx, los tres mataron al menos a dos mujeres, comieron partes de sus cuerpos y utilizaron su carne para hacer y vender empanadas.

Un jurado de siete personas dictó las sentencias el viernes por la noche, dijo un oficial de guardia en el tribunal de Olinda. Jorge Beltrao fue condenado a 23 años, en tanto su esposa Isabel y su amante Bruna recibieron penas de 20 años. Los abogados defensores dijeron a la prensa que apelarán las condenas. Los tres fueron arrestados en abril de 2012 y, según la policía, confesaron los crímenes.En ese momento, se informó, los tres dijeron a la policía que pertenecían a una secta por “la purificación del mundo y la reducción de su población”.

Según la policía, los tres atraían a mujeres a su casa con la oferta de trabajo como niñera. Los investigadores hallaron los restos de dos mujeres en el patio trasero de la casa donde vivían. Los tres confeccionaban empanadas con la carne de las víctimas y las comían ellos mismos y un niño que vivía con ellos. También las vendían a algunos vecinos. Poco después de su arresto, la policía halló un libro de 50 páginas escrito por Silveira titulado “Revelaciones de un esquizofrénico”, en las que dice que escuchaba voces y estaba obsesionado con matar.

 

Fuente aquí. 

Dejá una respuesta